Ingrese su palabra clave

post

Academia Repaso Escolar | Clases repaso

Academia Repaso Escolar | Clases repaso

Fruto de intensas reuniones de trabajo durante las Navidades de 2002, y después de meses buscando local y terminando los trámites necesarios, en septiembre de 2003 se iniciaban las clases de repaso escolar y pruebas acceso en Terrassa. Empezábamos la aventura con nuestros alumnos, uno de repaso 4 de primaria, y el otro de 1º de ESO. Una profesora-coordinadora pedagógica y un recepcionista- administrativo conformaban nuestro equipo. Nacía CAPER – Centro de aprendizaje personalizado – nueva academia repaso.

La base de operaciones de la academia repaso se establece en un local de obra nueva de 125 m₂ del centro, procurando en todo momento que la academia repaso fuera moderna, alegre, funcional y equipada con las últimas tecnologías en educación. De entre las inversiones principales destacaban la implantación de un software hecho a medida que respondiera a la metodología CAPER, además de un completo equipamiento informático de nuestras clases.

Como academia repaso, la misión de CAPER consistía en complementar el papel de escuela, padres y especialistas en la formación de estudiantes de Primaria, ESO, grado medio, grado superior, Bachillerato y acceso universidad selectividad con dificultades de aprendizaje.

Haciendo el análisis de las causas principales que hacen que un alumno necesite clases particulares, repaso escolar o reeducación psicopedagógica, son una o varias de las siguientes: problemas familiares transitorios (separaciones, defunciones, etc.); problemas de salud transitorios (accidentes, enfermedades, etc.); trastornos de tipo psicológico, emocional o social (ansiedad, depresión, autoestima, autismo, etc.) u otros trastornos de aprendizaje. De los trastornos de aprendizaje, la dislexia y el trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH) son los que más niños afectan. La dislexia es el más frecuente de todos y es probable que en todas las aulas escolares haya al menos 1 o 2 niños disléxicos. Es un trastorno que condiciona que un niño no pueda aprender a leer de una manera fluida. El TDAH condiciona que los niños que lo sufran tengan dificultades para aprender a controlar su conducta. Es probable que en todas las aulas escolares haya al menos 1 niño con TDAH. Las principales manifestaciones son la hiperactividad (se mueve en exceso y de forma inapropiada, habla demasiado), impulsividad (actúa sin pensar, le cuesta esperar el turno e interrumpe) y / o desatención (se distrae fácilmente, baja concentración para terminar trabajos).

Los métodos de tratamiento habitualmente consisten en repaso escolar o reeducación escolar, y en alguna ocasión en ayuda farmacológica, acompañadas de adaptaciones escolares. Con el objetivo de que la repercusión en los aprendizajes del alumno sea tan baja como sea posible.

Desde un punto de vista metodológico, nuestra academia se encuadraba dentro del aprendizaje personalizado o adaptativo. Este tipo de repaso clases pensábamos que era el indicado para aquellos alumnos con necesidades educativas específicas, como complemento de la enseñanza más de tipo magistral que reciben en las escuelas. La fórmula de nuestro centro especializado consistia en programas de trabajo personalizados impartidos en grupos reducidos. El profesor, ayudado por las nuevas tecnologías y altamente formado en pautas y técnicas estudio, atendía personalizadamente las necesidades educativas de cada alumno. Los materiales educativos empleados eran principalmente los propios de la escuela, y dentro de la variedad de pautas y técnicas estudio podríamos destacar las siguientes:

1) Fraccionamiento de la tarea o problema → para facilitar la comprensión mediante la aplicación de técnicas estudio durante las clases repaso.

2) Combinación de tandas de trabajo (esfuerzo) y privilegio (descanso) → combinadas correctamente dentro de las clases refuerzo, mejoran la productividad y la motivación del alumno.

3) Premiar el “pedir salir de clase” o  “time out” → especialmente para aquellos alumnos con dificultades de atención y concentración. Si no puedes estar atento y concentrado en clase, te elogio el hecho de que pidas permiso para salir de clase  para airearte, para ir un momento al baño por ejemplo.

4) Sistema de turnos, respetando el orden → persigue que el alumno gane autonomía incrementando el tiempo de esfuerzo individual (trabajo autónomo) a lo largo de una clase. Para hacerlo hay un “entrenamiento inicial” y mucha constancia con el objetivo de que el alumno sepa escoger correctamente la asignatura inicial a trabajar, los contenidos de inicio de la misma, se apunte las dudas que le vayan surgiendo durante la clase, etc.

5) Pocas normas, con límites claros e innegociables → rebajaremos presión.

6) Refuerzo positivo → lo más inmediato y concreto posible, mediante técnicas como el elogio verbal o por escrito, el obsequio material, el sistema de puntos o caras, etc. Mejoraremos la seguridad, confianza y autoestima del alumno.

7) El pacto o el compromiso → el pacto es propuesto por el profesor, mientras que el compromiso es hasta donde se compromete a llegar al alumno. Sistema efectivo a la hora de trabajar el logro o mejora de hábitos de todo tipo. En CAPER nos centraríamos en los hábitos de tipo organizativo y actitudinal.

 

No hay comentarios

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.