Enter your keyword

post

Cómo funcionan los exámenes de septiembre

Cómo funcionan los exámenes de septiembre

Los exámenes de septiembre o recuperaciones de septiembre, son unos exámenes que se hacen a inicios de septiembre para recuperar las asignaturas suspendidas durante el curso. Algunas escuelas, extra-oficialmente, hacen unas recuperaciones previas a las de septiembre durante el mes de junio. Los exámenes de septiembre se hacen desde primero a cuarto de la ESO, y en primero de Bachillerato.

En la ESO, las notas finales de curso se suelen dar a finales de junio. Si han quedado asignaturas suspendidas para septiembre, es en este momento cuando la escuela lo comunica, junto con las pautas correspondientes a seguir para poder aprobar las recuperaciones de septiembre. Estas pautas suelen consistir, por un lado, en los temarios específicos que entrarán en el examen (aunque normalmente suele entrar todo el curso), y por el otro, con los deberes o dosieres de verano que se deben presentar el día del examen, y que formará parte de la nota. Normalmente el dossier cuenta un 30% -40% de la nota, y el examen un 60% -70% de la nota. La longitud de los deberes de verano depende mucho de cada escuela, y dentro de cada escuela, de cada profesor en particular. Una vez hechas las recuperaciones de septiembre, hay que recordar que, para poder pasar de curso, como mucho pueden quedar suspendidas dos asignaturas, o tan sólo una asignatura si se trata de las troncales (catalán, castellano, inglés o matemáticas). Por ejemplo, se pasaría de curso si se suspendieran el catalán y las sociales, o las sociales y las naturales; pero no se pasaría de curso si se suspendieran el catalán y las matemáticas (por tratarse de dos asignaturas troncales).

Las recuperaciones de septiembre de primero de Bachillerato son muy similares a las de ESO, con la diferencia que normalmente los profesores no ponen deberes de verano. Normalmente la única indicación por parte del profesor de la escuela es que entra todo el temario de la asignatura. Para poder promocionar de curso, no pueden quedar más de dos asignaturas suspendidas, sean troncales o no.

Desde CAPER nos especializamos en preparar las recuperaciones de septiembre. Inicialmente tenemos una entrevista con los padres y el alumno para determinar el plan de trabajo para el verano. Determinaremos qué asignaturas son las que reforzaremos en CAPER, y cuántas clases asignaremos a cada asignatura. El número de clases que asignaremos a cada asignatura depende principalmente de: la complejidad de la propia asignatura, del nivel inicial del alumno y del volumen de los deberes de verano.

El siguiente paso es proceder a buscar horarios y asignar profesores. En CAPER contamos con profesores titulados universitarios y especializados en prácticamente todas las asignaturas de ESO y Bachillerato. La prioridad a la hora de buscar horarios será que, por cada asignatura, el número de profesores asignados sea el menor posible, preferentemente uno solo. Por lo tanto, es muy importante que cuando se da de alta un alumno la disponibilidad horaria que se nos dé sea la máxima posible.

En cualquier caso, a la mitad del refuerzo, cada profesor se reúne con la coordinadora para hacer lo que denominamos la revisión del programa de trabajo. La idea es hablar sobre cómo evoluciona el alumno respecto a los objetivos, que en el caso de las recuperaciones de septiembre, no son ningunos otros que aprobar los exámenes de septiembre. Si el plan de trabajo no está avanzando adecuadamente, se estudian acciones correctoras o de mejora. Estas correcciones suelen consistir en ampliar clases, intercambiar asignaturas, volver a coordinaarnos con los padres para mejorar el plan de estudio, etc.

Durante el verano, en el caso de los exámenes de septiembre, el plan de estudio para casa es obligatorio. Cada profesor, al finalizar la clase, pone deberes al alumno para el próximo día. En el caso de alumnos de la ESO, suelen ser los propios dosieres de verano encomendados por la escuela. La misma dinámica se suele repetir clase tras clase: durante la clase explicamos los contenidos de un determinado tema y los empezamos a practicar, y entonces para casa se ponen deberes de verano y se indica al alumno qué y cómo debe empezar a estudiar la próxima lección. En la próxima clase debe venir con dudas concretas … si no hay dudas, es que no ha habido trabajo en casa!! En definitiva, apostamos por explicaciones, materiales y planes de estudio individualizados.

Esperamos que estas explicaciones hayan servido a padres y alumnos de cara a orientarlos de cara las recuperaciones de septiembre.

No Comments

Añade una valoración

Your email address will not be published.